Cargando...
Espere por favor.

menu

Patologías de Riñón

Litiasis Urinaria

 

Es una masa sólida compuestas de pequeños cristales y localizada en el aparato urinario (riñones, uréter, vejiga urinaria o uretra), similares a piedras que se forman a partir de sales minerales. Sin embargo, estas piedras urinarias (o cálculos) son clasificadas con mayor precisión de acuerdo a dónde se descubren primero en: los riñones, los uréteres (conductos renales), o la vejiga.

Existen diferentes tipos de cálculos:

Cálculos de oxalato de calcio: La forma más común, se presentan cuando hay exceso de calcio u oxalato en la sangre.

Cálculos de ácido úrico: El ácido úrico en exceso, un subproducto del metabolismo de las proteínas, puede cristalizarse en forma de cálculos.

Cálculos de cistina: Poco frecuentes ocurren en personas con una enfermedad hereditaria que hace que los riñones excreten grandes cantidades de ciertos aminoácidos.

Cálculos de estruvita: Los cálculos de estruvita son creados por bacterias que infectan el tracto urinario, y generalmente aparecen en mujeres.

Los cálculos renales pueden ser tan diminutos como un granito de arena o tan grandes como una perla. Incluso algunas piedras pueden tener el tamaño de una pelota de golf.

Por lo general, los cálculos son más frecuentes en hombres. Estilo de vida como sedentarismo, hacer una dieta rica en proteínas animales y no beber suficiente agua predisponen a la formación de cálculos

Los síntomas de cálculos urinarios generalmente aparecen súbitamente. Estos incluyen:

Dolor de espalda tipo cólico, intenso e intermitente. Náuseas y vómito ocasional. Imposibilidad de estar parado, sentado o acostado cómodo. Sensación de ardor intenso durante la micción o sangre en la orina. Ocasionalmente escalofríos y fiebre, Orina turbia y de olor fétido.

Para localizar el cálculo y determinar su tamaño se realizan estudios de imagen:

• Radiografía, Urografía excretoria y/o UROTEM.

Todos los cálculos urinarios deberían tratarse para evitar complicaciones. El tratamiento varía de acuerdo con la localización, el tamaño, y la composición química del cálculo.

La mayoría de los cálculos pequeños finalmente se expulsan del cuerpo por sí solos.

Si el cálculo representa una amenaza para la salud del paciente, si el dolor se vuelve continuo, o si el cálculo no se expulsa en un tiempo razonable, se puede extraer mediante procedimientos. Entre ellos:

• Litotripsia Extracorpórea (Ondas de Choque)

• Ureterorrenoscopia (Extracción endoscópica de cálculos)

• Cirugía percutánea

• Cirugía abierta