Cargando...
Espere por favor.

menu

Patología Del Testículo

Cáncer de testículo

 

El cáncer de testículo es un tipo de cáncer que generalmente se origina en el testículo, una parte del sistema reproductor masculino, aunque también se puede manifestar inicialmente en el abdomen o en el tórax (mediastino). Su causa es hasta el momento desconocida. A lo largo de la vida, la probabilidad de desarrollar cáncer de testículo es de 1 entre 250 (0,4%), aunque la incidencia varía en función de las razas. La mayor incidencia se da entre los varones de raza blanca. Es más común entre los 15 y 40 años aunque puede afectar a varones de cualquier edad. Este cáncer tiene una de las tasas de curación más altas de todos los tipos de cáncer, por encima del 90%.

Síntomas

Es importante generar conciencia entre los adultos jóvenes para que exploren sus testículos y ante cualquier alteración como el aumento de la consistencia (testículo duro), irregularidad (superficie rugosa) y/o aumento anormal del testículo, deben acudir al urólogo para ser evaluados.

Los síntomas incluyen

• Un pequeño bulto fijo en el propio testículo, generalmente indoloro.

• Pequeño dolor o pesadez en un testículo (sin haber recibido ningún golpe reciente).

• Repentina acumulación de fluido en el escroto.

• Ligero agrandamiento o molestias en los pezones o en los pechos.

• Dolor sordo en el bajo vientre o la ingle.

• Aumento o disminución significativos del tamaño de un testículo.

Existen algunos factores relacionados

• Cáncer previo en el otro testículo

• Edad (entre los 13 y 50 años)

• Criptorquidia (testículo no descendido, aumenta hasta en 14 veces el riesgo)

• Raza blanca, en el norte de Europa.

• Hermano que haya tenido cáncer de testículo.

• Ejercicio físico intenso.

• Falta de oxígeno en el cuerpo.

• Subfertilidad.

Muchas veces, el examen físico prácticamente confirma el diagnóstico. La ecografía testicular, que es un estudio rápido e indoloro que confirmará el diagnóstico. Serán necesarios un análisis de sangre, especialmente unos marcadores tumorales específicos denominados alfa feto proteínas (AFP) y beta gonadotrofina crónica (beta HCG) y deshidrogenasa láctica (LDH). También es necesaria una radiografía de tórax y una tomografía axial computada de abdomen y pelvis con contraste, o una resonancia nuclear magnética.

Tratamiento

Los tipos básicos de tratamiento son los siguientes: cirugía, radioterapia, quimioterapia y observación o una combinación de ellos. El tratamiento más adecuado estará en función del tipo de tumor y su pronóstico.